Los millennials, también conocidos como la generación Y, parece que son tan ‘saltamontes’ profesionales como se dice de ellos. Las personas nacidas entre 1980 y 1996 tienen las mayores probabilidades de buscar y cambiar de trabajo, según el nuevo informe de Gallup Cómo quieren trabajar y vivir los 'millennials'.

Nuestra investigación – que realiza un profundo examen de lo que define a los millennials como empleados, personas y consumidores – tanto confirma como descarta algunos de los mitos sobre esta particular generación. Dibuja una imagen matizada que puede ayudar e informar a las empresas que pretendan contratar y retener millennials, un grupo que ahora representa la generación más grande de Estados Unidos.

Sobre su carácter de ‘saltamontes’ profesionales, encontramos que un 21% de los trabajadores de la generación Y había abandonado su puesto de trabajo durante el último año para dedicarse a otra cosa, más de tres veces los porcentajes de personas de las demás generaciones que informaron de haber hecho lo mismo. 

No tenemos datos sobre las razones por las que los millennials abandonaron sus puestos anteriores; puede que hayan decidido ampliar sus estudios, por ejemplo. Sin embargo, seis de cada diez millennials también afirman estar abiertos a nuevas oportunidades de trabajo; de nuevo el porcentaje más alto de todos los grupos generacionales de la fuerza laboral. Y estas oportunidades tampoco están en su empresa: otro estudio independiente demuestra que una mayoría aplastante de todos los trabajadores (el 93%) afirman que abandonaron su antigua organización la última vez que cambió de rol. Sólo alrededor del 7% asumieron un nuevo puesto dentro de su misma empresa.

¿Por qué? Bueno, sabemos que los trabajadores estadounidenses no están especialmente comprometidos con sus trabajos en general. Y los millennials están a la cabeza: el 71% o no se siente comprometido o se siente activamente desconectado de su trabajo. Se trata de la generación menos comprometida en Estados Unidos. Además, el compromiso resulta esencial para la retención del talento. Nuestro análisis revela que el 47% de los millennials que se sienten activamente desconectados de su trabajo se muestran claramente de acuerdo en que cambiarán de trabajo si el mercado laboral mejora durante los próximos 12 meses, en comparación con el 17% de los millennials comprometidos.

Por otro lado, la voluntad de los millennials de cambiar de trabajo y empresa representa una importante oportunidad de contratación para las compañías. Al fin y al cabo, los millennials son consumidores del mercado laboral. Hacen una compra comparativa de los trabajos que mejor se alineen con sus necesidades y objetivos vitales. Más que nunca, los empleadores necesitan conocer y tomar medidas sobre los factores que hacen sus empresas atractivas para estos candidatos. Tienen que facilitar que los empleados en potencia las elijan por encima de sus rivales.

Pero, ¿qué buscan exactamente los millennials en un trabajo?

Les preguntamos a los trabajadores por la importancia que atribuyen a determinados atributos a la hora de solicitar un empleo. El siguiente gráfico representa el desglose de sus respuestas por generaciones. Para todos los empleados, las oportunidades de aprender y crecer y la calidad de su mánager lideran la lista. Pero estos problemas a menudo conllevan una importancia mayor para los millennials.

En la etapa de la vida en la que se encuentran los millennials, piensan en su rol como un trampolín y una oportunidad de crecimiento. Pero también quieren sentirse profundamente comprometidos con su rol y trabajar para un mánager que invertirá en su desarrollo, algo que no difiere demasiado de los valores de las demás generaciones. Nuestras investigaciones demuestran que tener un mánager bueno y formar parte de una gran cultura de dirección resultan importantes para todos los empleados. Sin embargo, los millennials atribuyen una importancia mayor a las oportunidades de aprender y crecer y avanzar.

¿Qué pasa con las mesas de ping-pong y la cerveza gratis? En contra de la percepción general, poco importa a los millennials que una empresa fomente la creatividad o que proporcione un entorno laboral divertido e informal. De hecho, los baby boomers tienen ligeramente más probabilidades que los millennials y miembros de la generación X de afirmar que la creatividad y la diversión son "extremadamente importantes" a la hora de solicitar un puesto. Pero los millennials necesitan sentirse convencidos de cuándo y cómo les ayudará una organización a aprender, crecer, desarrollarse y avanzar en sus carrera.

Y aunque el sueldo no se cuenta entre los primeros cinco factores al buscar trabajo, aún les importa, al igual que importa a todos los empleados. Los millennials tienen unas deudas estudiantiles altísimas y viven en una era de crecimiento salaria anémico. Esto podría explicar por qué, como concluimos de otro estudio, la mitad de los millennials afirmó que consideraría aceptar un trabajo en otra empresa por un aumento de sueldo del 20% o menos. Resulta comprensible que busquen roles que aprovechen mejor su cualificación y aumenten sus ingresos. Pero las empresas también deberían saber que a veces los millennials valoran otros beneficios, incluidos el aprendizaje y la promoción profesional, aún más.

Si su empresa quiere ser más eficaz a la hora de retener a los millennials, es importante entender qué les motiva, qué no y el delicado equilibrio entre las dos cosas. Y aunque difieren de algunas maneras desde un punto de vista de reclutamiento o de retención, los millennials en gran parte quieren las mismas cosas de sus empleadores que la mayoría de las generaciones. Buscan oportunidades para crecer, buenos mánagers y puestos que estén adecuados a su talento e interés. Si las organizaciones pueden añadir ese valor a sus puestos, podrán impedir que sus millennials busquen y persigan continuamente el próximo mejor puesto de trabajo en otra parte.