La teoría de la innovación disruptiva, introducida en estas páginas en 1995, ha demostrado suponer una forma efectiva para repensar el crecimiento impulsado por la innovación. Muchos líderes de pequeñas empresas la consideran su estrella polar. También lo hacen muchos ejecutivos de grandes organizaciones bien consolidadas en el mercado y la sociedad, algo que incluye a Intel, la Universidad del Sur de Nuevo Hampshire (EEUU) y Salesforce.com.

Desafortunadamente, la teoría de la disrupción está en peligro de convertirse en una víctima de su propio éxito. A pesar de su extensa difusión, los conceptos fundamentales de la teoría se han malinterpretado en numerosas ocasiones al igual que sus principios básicos se han aplicado de manera equivocada. Además, ajustes y mejoras esenciales de la teoría durante los últimos 20 años parecen haberse visto eclipsados por la popularidad de su formulación inicial. Como resultado, a veces se critica a la teoría de la innovación disruptiva por carencias que ya han sido abordadas.

Existe otra preocupación inquietante: a partir de nuestra experiencia, demasiada gente que habla sobre la "disrupción" nunca ha leído un libro ni un artículo serio sobre el tema. Con demasiada frecuencia, se emplea el término de forma genérica para referirse al concepto de la innovación como apoyo a lo que sea que se quiera hacer. Muchos investigadores, periodistas y consultores utilizan la expresión "innovación disruptiva" para describir cualquier situación en la que se altera el statu quo de una industria y las empresas que tradicionalmente han dominado el mercado experimentan problemas. Pero se trata de un uso demasiado amplio.

El problema de mezclar la innovación disruptiva con cualquier avance que cambie los patrones competitivos de una industria es que diferentes tipos de innovación exigen diferentes enfoques estratégicos. En otras palabras, las lecciones que hemos aprendido sobre triunfar como un innovador disruptivo (o sobre defenderse de una nueva empresa disruptiva) no sirven para todas y cada una de las empresas que se encuentran en un mercado cambiante. Si no tenemos cuidado con las etiquetas u obviamos integrar en la teoría original los conocimientos procedentes de las investigaciones y experiencias posteriores, los mánagers pueden acabar empleando las herramientas equivocadas para el contexto en el que se encuentran, lo que reduce sus posibilidades de éxito. Con el tiempo, la utilidad de la teoría perderá cada vez más fuerza.

Este artículo forma parte de un esfuerzo por actualizar la teoría con el estado del arte actual. En primer lugar, exploraremos los principios básicos de la innovación disruptiva y examinaremos si pueden aplicarse al caso de Uber. Después, señalaremos algunas de las trampas habituales a la hora de aplicar la teoría, cómo surgen

 Empezamos por explorar los principios básicos de la innovación disruptiva y examinar si aplican a Uber. Entonces señalamos algunos de los escollos habituales a la hora de aplicar la teoría, cómo surgen y por qué importa hacerlo correctamente. Después describiremos puntos de inflexión importantes en la evolución de nuestro pensamiento sobre la innovación disruptiva para demostrar cómo lo que hemos aprendido nos permite predecir con mayor precisión qué negocios prosperarán.

Antes que nada, un resumen rápido de la idea: la "disrupción" describe procesos por los cuales una empresa más pequeña y con menos recursos es capaz de desafiar con éxito a otras más grandes y consolidadas en el mercado. En concreto, mientras esos negocios consolidados se centran en mejorar sus productos y servicios para sus clientes más exigentes (y normalmente también más rentables), atienden en exceso a las necesidades de algunos segmentos e ignoran las de otros. Los nuevos concurrentes del mercado, los que se consideran disruptivos, emprenden su actividad y se dirigen con éxito a esos segmentos antes ignorados o desatendidos. Esto les permite entrar en el mercado al ofrecer unos servicios más adecuados y a menudo a un precio menor.

Por su parte, las empresas más arraigadas, que buscan una mayor rentabilidad en los clientes más exigentes, acostumbran a no responder de manera demasiado enérgica. En consecuencia, los nuevos actores se desplazan mercado arriba y proporcionan el tipo de servicios y productos que buscan los clientes de los negocios establecidos a la vez que mantienen las ventajas que impulsaron su éxito inicial. La disrupción se produce una vez los clientes adoptan las ofertas del recién llegado de manera masiva

¿Qué es la disrupción?_Harvard Business Review en español

¿Representa Uber una innovación disruptiva?

Analicemos ahora el caso de Uber, la popular y celebrada empresa de transporte de viajeros cuya aplicación móvil conecta a los clientes que necesitan desplazarse con conductores dispuestos a llevarlos. Fundada en 2009, la empresa ha gozado de un fantástico crecimiento (opera en cientos de ciudades en 60 países y sigue expandiéndose), ha logrado grandes éxitos financieros (su ronda de financiación más reciente sugiere un valor de empresa que ronda los 50.000 millones de dólares –unos 46.635 millones de euros–), y ha engendrado un aluvión de imitadores (otras start-ups intentan emular su modelo de negocio de "generación de mercado"). Está claro que Uber está transformando el negocio de los taxis en Estados Unidos y parte del resto del mundo. Pero, ¿está resultando disruptivo para la industria del taxi?

Según la teoría, la respuesta es no. Los logros económicos y estratégicos de Uber no se consideran como realmente disruptivos, sin importar que casi siempre se describa a la empresa como tal. Aquí damos dos razones por las que la etiqueta no es apropiada.

1. Las innovaciones disruptivas surgen de segmentos inferiores del mercado o mercados nuevos.

Las innovaciones disruptivas son posibles porque surgen en dos tipos de mercados que los negocios más asentados desatienden. Uno son los segmentos inferiores del mercado: las grandes empresas suelen buscar ofrecer productos y servicios de cada vez mayor calidad a sus clientes más rentables y exigentes, lo que les lleva a prestar menos atención al tipo de cliente más masivo. De hecho, las ofertas de las empresas dominantes a menudo superan las exigencias del primer grupo, lo que tampoco satisface sus necesidades. Esto abre la puerta para un entrante disruptivo centrado (al principio) en proporcionar un producto "lo suficientemente bueno" a esos clientes del segmento inferior del mercado.

En el caso de los mercados nuevos, los concurrentes disruptivos generan un mercado donde antes no existía ninguno. En pocas palabras, encuentran una manera de convertir no consumidores en consumidores. Por ejemplo, durante los primeros días de la industria de las fotocopias, Xerox se dirigió a grandes corporaciones y cobraba altos precios a cambio del rendimiento que ese tipo de clientes esperaba de sus productos. Las bibliotecas, pequeños comercios y otros clientes más pequeños -todos excluidos por los elevados precios de la tecnología- se apañaban con papel carbón o mimeógrafos. Entonces, a finales de la década de 1970, nuevos entrantes introdujeron fotocopiadoras personales, ofreciendo así una solución asequible para individuos y organizaciones: se creó un mercado nuevo. A partir de este comienzo relativamente modesto, los fabricantes de fotocopiadoras personales se forjaron gradualmente una posición relevante en el mercado de las máquinas fotocopiadoras que por aquel entonces dominaba Xerox.

Una innovación disruptiva, por definición, nace de uno de los dos puntos anteriores.  Uber, en cambio, no lo hizo. Resulta difícil afirmar que la empresa encontró una oportunidad en el segmento bajo del mercado. Eso habría significado que las empresas de taxi habían sobrepasado las expectativas de un número importante de clientes al lograr que sus vehículos estuvieran siempre disponibles, demasiado fáciles de utilizar, y demasiado limpios. Uber tampoco se dirigió a los no consumidores, a personas que considerara el taxi tan caro o incómodo que siempre usara el transporte público o condujera su propio vehículo: la aplicación se lanzó en San Francisco (EEUU), un mercado de taxis bien abastecido y donde los primeros clientes de Uber eran en general personas acostumbras a coger taxis.

Desde luego, Uber ha aumentado la demanda total de este tipo de servicios. Es lo que pasa cuando se desarrolla una mejor solución y además más económica para una necesidad de consumidor masivo. Pero las innovaciones disruptivas son aquellas que se originan al dirigirse a los clientes del lado bajo del mercado o clientes no servidos y después migran al mercado principal. Uber se ha desplazado justo en la dirección opuesta: primero ha construido su posición en el mercado principal y después se ha dirigido a segmentos históricamente olvidados.

2. Los clientes del mercado principal no adoptan las innovaciones disruptivas hasta que la calidad alcanza sus estándares.

La teoría de la innovación disruptiva diferencia entre innovaciones disruptivas y lo que se denomina "innovaciones sostenibles". Estas últimas mejoran productos considerados ya buenos a ojos de los clientes actuales de un negocio asentado: la quinta hoja de una maquinilla de afeitar, una imagen de televisión más nítida, una mejor recepción móvil, etc. Estas mejoras pueden considerarse mejoras incrementales o grandes divergencias, pero facilitan a las empresas vender más productos a sus clientes más rentables.

Las innovaciones disruptivas, a diferencia de las sostenibles, están consideradas al principio como productos y servicios inferiores por la mayoría de los clientes de un negocio asentado. Normalmente, los clientes no se muestran dispuestos a adoptar la nueva oferta únicamente porque sea menos cara. En su lugar, esperan hasta que su calidad haya aumentado lo suficiente como para para satisfacerles. Una vez que ocurre, adoptan el nuevo producto y aceptan de buen grado su menor precio. (Así impulsa la innovación disruptiva la reducción de precios dentro de un mercado).

La mayoría de los elementos de la estrategia de Uber parecen más innovaciones sostenibles que disruptivas. El servicio de Uber rara vez ha sido descrito como inferior a los taxis existentes; es más, muchos dirían que es incluso mejor. Contratar un viaje sólo requiere unos pocos toques en la pantalla de un teléfono inteligentes; los pagos son cómodos y no necesitan el intercambio físico de dinero en efectivo; y los pasajeros pueden calificar sus viajes después, lo que ayuda a garantizar unos buenos estándares de calidad. Además, Uber proporciona un servicio fiable y regular, y sus precios normalmente resultan competitivos (o más bajos) que los taxis tradicionales. Y como es habitual cuando los negocios más asentados se enfrentan a amenazas procedentes de innovaciones sostenibles, muchas de las empresas de taxis están motivadas para responder. Desarrollan e implementan sus propias tecnologías competitivas como apps de viajes y cuestionan la legalidad de algunos de los servicios de Uber.

Por qué importa entenderlo bien

Puede que llegados a este punto algunos lectores aún se estén preguntando: ¿Qué más da qué palabras utilicemos para describir a Uber? La empresa desde luego ha sumido a la industria de los taxis en el caos: ¿No es eso lo suficientemente "disruptivo"? No. Aplicar la teoría correctamente es esencial para apreciar y darse cuenta de sus beneficios. Por ejemplo, pequeños rivales que dan mordisquitos a la periferia de un negocio probablemente deban ignorarse, a menos que sigan una trayectoria disruptiva, en cuyo caso representan una amenaza potencialmente mortal. Y tanto un desafío como el otro son fundamentalmente diferentes del esfuerzo que puedan hacer empresas competidoras para atraer y captar a los principales clientes de otras.

Como demuestra el ejemplo de Uber, identificar innovaciones verdaderamente disruptivas es complicado. Pero incluso los ejecutivos con un buen entendimiento de la teoría de la innovación disruptiva tienden a olvidar algunos de sus aspectos más sutiles cuando toman decisiones estratégicas. Hemos observado cuatro puntos importantes que a menudo se ignoran o malinterpretan:

1. La disrupción es un proceso.

El término "innovación disruptiva" es engañoso cuando se utiliza para referirse a un producto o servicio en un momento determinado y no para describir la evolución de ese producto o servicio durante el transcurso del tiempo. Las primeras minicomputadoras de la década de 1960 fueron disruptivas no sólo porque fueran unas advenedizas en los segmentos inferiores del mercado cuando aparecieron. Tampoco porque se les destacara y reseñara como superiores a muchos ordenadores centrales o sistemas multiusuario de entonces; fueron disruptivas por la trayectoria que siguieron desde la periferia del mercado hasta su núcleo principal.

Casi toda innovación –disruptiva o no– comienza siendo un experimento a pequeña escala. Los disruptores tienden a centrarse en acertar con el modelo de negocio en lugar de acertar solo con el producto. Cuando triunfan, su movimiento desde la periferia (el lado bajo del mercado) hacia el mercado principal erosiona primero la cuota de mercado de los negocios consolidados y después su rentabilidad. Este proceso puede llevar tiempo, y los negocios consolidados pueden llegar a ser bastante creativos en la defensa de sus franquicias establecidas. Por ejemplo, más de 50 años después de abrir las puertas los primeros grandes almacenes de saldo, los grandes minoristas tradicionales aún mantienen la distribución tradicional de las tiendas por departamentos. La sustitución total, si es que llega a producirse algún día, podría llevar décadas porque los beneficios incrementales de preservar el modelo antiguo durante un año más superan a los propuestos por terminar con él de un plumazo.

Que la disrupción puede llevar tiempo ayuda a explicar por qué las empresas más consolidadas a menudos no logran identificar a las nuevas empresas disruptoras. Por ejemplo, cuando se lanzó Netflix en 1997, su oferta inicial no resultaba atractivo para la mayoría de los clientes de Blockbuster, quienes alquilaban películas (casi siempre estrenos) de manera impulsiva. Netflix ofrecía una interfaz exclusivamente en línea y un gran inventario de películas, pero la entrega a través de correo postal tardaba varios días. El servicio sólo atrajo a unos pocos grupos de clientes como los cinéfilos a los que no les importaban tanto los estrenos, los usuarios pioneros de reproductores DVD y compradores e línea. Si Netflix no hubiese empezado a atender a un segemento más amplio del mercado, la decisión de Blockbuster de ignorar a este rival no habría supuesto ningún error estratégico: tanto la una como la otra satisfacían necesidades muy distintas de clientes distintos. 

Puesto que la disrupción lleva tiempo, los negocios establecidos a menudo obvian identificar a los disruptores

Sin embargo, a medida que las nuevas tecnologías permitieron a Netflix desplazar su oferta hacia el streaming de vídeo por internet, la empresa comenzó a resultar más atractiva para los clientes principales de  Blockbuster. Netflix ofrecía una mayor selección de contenidos, con una interfaz más cómoda al estilo de un bufet libre, bajo demanda, de poco precio y alta calidad. Y llegó hasta ahí tras seguir una trayectoria clásicamente disruptiva. Si Netflix hubiese empezado, al igual que hizo Uber, por lanzar un servicio dirigido al mercado principal de un rival más grande, la respuesta de Blockbuster probablemente habría sido un contraataque enérgico y tal vez exitoso. Pero no responder con eficacia a la trayectoria seguida por Netflix llevó a Blockbluster al colapso.

2. Los disruptores a menudo elaboran modelos de negocio  que son muy distintos a los de los negocios establecidos.

Veamos ahora el ejemplo de la industria de los cuidados médicos. Los médicos que trabajan fuera de sus consultas a menudo dependen de sus años de experiencia y los resultados de pruebas para interpretar los síntomas de los pacientes, diagnosticarlos y tratarlos. Lo llamamos un modelo de negocios basado en una “tienda de soluciones”. Por el contrario, varias clínicas están siguiendo una trayectoria disruptiva al emplear lo que llamados un modelo de negocio "de procesos": Siguen protocolos establecidos para diagnosticar y tratar un pequeño pero creciente número de dolencias.

Un ejemplo destacado de cómo utilizar un modelo de negocio para provocar una disrupción es el iPhone de Apple. El producto que lanzó Apple en 2007 fue una innovación sostenible: estaba dirigida a los mismos clientes a los que atendían sus productos anteriores y su éxito inicial probablemente se debiera a la superioridad del producto. Sin embargo, el crecimiento posterior del iPhone se explica mejor desde la óptica de la disrupción; no de otros teléfonos, sino del portátil como principal punto de acceso a internet. Esto se logró no sólo mediante mejoras del producto, sino también gracias a la introducción de un nuevo modelo de negocio. Al construir una red facilitadora para conectar desarrolladores de aplicaciones con usuarios móviles, Apple transformó el juego. El iPhone generó un nuevo mercado para el acceso a internet y finalmente desafiar a los portátiles como el dispositivo por excelencia de los usuarios para conectarse a internet.

3. Algunas innovaciones disruptivas triunfan, otras no.

Un tercer error común es centrarse en los resultados obtenidos, afirmar que una empresa es disruptiva según su éxito. Pero el éxito no forma parte de la definición de la disrupción: no todas las trayectorias disruptivas llevan al triunfo, y no todos los recién llegados de éxito siguen una trayectoria disruptiva.

Por ejemplo, muchos minoristas electrónicos siguieron trayectorias disruptivas a finales de la década de 1990, pero solo prosperó un pequeño número de ellos. Los fracasos no son una prueba de las deficiencias de la teoría de la innovación disruptiva; simplemente son las señales de los límites de la teoría.  La teoría dice muy poco acerca de cómo asegurar una posición ya dentro del mercado más allá de aprovechar todas las ventajas posibles y evitar competir con empresas consolidadas que tengan más recursos.

Si llamamos disrupción a cada caso de éxito empresarial, las empresas que alcancen la cima de maneras muy diferentes serán consideradas como fuentes de conocimiento para elaborar una estrategia común para triunfar. Es peligroso. Los mánagers podrían combinar comportamientos que probablemente serían incompatibles entre sí y por tanto tendrían pocas probabilidades de producir el resultado deseado. Por ejemplo, tanto Uber como el iPhone de Apple deben su éxito a un modelo basado en plataformas: Uber conecta digitalmente a pasajeros con conductores; el iPhone conecta desarrolladores de apps con usuarios móviles. Pero Uber, fiel a su naturaleza de innovación sostenible, se ha centrado en ampliar su red y prestaciones de forma que su servicio sea superior al de los taxis convencionales. Apple, en cambio, ha seguido una trayectoria disruptiva al impulsar su propio ecosistema de desarrolladores de apps para lograr que el iPhone se parezca a un ordenador personal.

4. El mantra de “Disrumpir o ser disrumpido" puede llevar al error.

Las empresas establecidas necesitan responder a la disrupción donde se produzca, pero deben intentar no tener una reacción desproporcionada y, por ejemplo, desmantelar un negocio aún rentable. En su lugar, deberían seguir reforzando su relación con sus principales clientes al invertir en innovaciones sostenibles. Pueden crear incluso un nuevo departamento centrado únicamente en las oportunidades de crecimiento que ofrezca la disrupción. Nuestros trabajos de investigación sugieren que el éxito de este tipo de iniciativas depende en gran parte de mantenerlo separado del negocio principal. Eso significa que durante algún tiempo, las empresas ya consolidadas en el mercado gestionarán al mismo tiempo dos operaciones muy distintas.

Por supuesto, el crecimiento del negocio disruptivo e independiente pude llegar a robarle clientes al negocio principal de la empresa. Pero los líderes empresariales no deberían intentar resolver este problema antes de que se convierta en un problema.

Lo que puede revelar una mirada disruptiva

Es poco común que una tecnología o un producto sea inherentemente sostenible o disruptivo. Y cuando se desarrolla una tecnología nueva, la teoría de la innovación disruptiva no dicta lo que deberían hacer los mánagers. En su lugar, les ayuda a elegir de manera estratégica si seguir una trayectoria sostenida o una disruptiva.

La teoría de la innovación disruptiva sostiene que cuando un entrante ataca de frente a los rivales presentes del mercado -ofrece mejores productos y servicios que éstos-, los competidores más establecidos acelerarán el desarrollo de innovaciones para defender su negocio; ofrecerán servicios y productos mejores a los del entrante, pero a menos precio para obligarle a retirarse; o uno de los rivales comprará el entrante. Los datos avalan la idea de que los nuevos jugadores que apuesten por una estrategia sostenible para un

ofreciendo mejores productos o servicios, los rivales establecidos acelerarán sus innovaciones para defender su negocio. U obligarán a la retirada del entrante al ofrecer servicios o productos aún mejores a precios comparables. O uno de ellos adquirirá al entrante. Los datos apoyan la predicción de que los entrantes que persigan una estrategia sostenible para crear un negocio independiente se enfrentan a una pendiente difícil: según el influyente estudio de Christensen sobre la industria de los discos duros, tan sólo el 6 % de los nuevos entrantes con estrategias sostenibles ha logrado triunfar.

Cuando surgen tecnologías nuevas, la teoría de la innovación disruptiva puede guiar las decisiones estratégicas

El buen desempeño de Uber en el mercado merece por tanto una explicación. Según la teoría de la innovación disruptiva, Uber es un caso atípico y no contamos con un método consensuado y aceptado para valorar los resultados de casos tan peculiares. En el caso de Uber, creemos que el carácter regulado de la industria del taxi explica gran parte de la respuesta. La entrada al mercado y las tarifas de éste están controladas de manera estricta en muchos lugares. En consecuencia, las empresas de taxis rara vez han innovado. Del mismo modo, los conductores autónomos tienen pocas formas de innovar, más allá de desertar y unirse al bando de Uber. La compañía de Kalanick cuentan pues con una posición única frente al taxi: puede ofrecer una mayor calidad en su servicio frente a una competencia que, al menos en el corto plazo, tendrá muy difícil reaccionar.

Hasta ahora, solo hemos planteado si Uber supone una disrupción dentro del sector del taxi. Las limusinas, los “coches negros, es otra historia y un mercado en el que Uber tiene muchas más probabilidades de seguir un camino disruptivo. La opción UberSELECT de la empresa ofrece coches de alta gama -de lujo- por un precio superior a su servicio estándar, pero normalmente menor que el coste de una limusina tradicional. Bajar el precio en comparación con la competencia implica algunas cesiones, como no aceptar reservas con antelación, algo que ofrecen la mayoría de los líderes en este mercado.

Por tanto, este producto de Uber resulta atractivo para los consumidores menos exigentes dentro de los clientes que contratarían una limusina, aquellos dispuestos a sacrificar comodidad por ahorrar. Si Uber encuentra una manera de igualar o superar el desempeño y los servicios de sus rivales más asentados sin comprometer su propia ventaja tarifaria, la empresa podría estar bien posicionada para desplazarse hacia el mercado principal del negocio de las limusinas… y de una manera, esta sí, disruptiva clásica.

Cómo han evolucionado nuestras ideas sobre la disrupción

En un principio, la teoría de la innovación disruptiva era simplemente un análisis sobre la correlación. Los hallazgos empíricos demostraron que los negocios establecidos rendían mejor que los entrantes en un contexto de innovación sostenible, pero rendían peor en uno de innovación disruptiva. El motivo de esta correlación no fue evidente inmediatamente, pero uno a uno los elementos de la teoría terminaron por encajar.

Las empresas disruptivas más inteligentes mejoran sus productos y se desplazan mercado arriba

En primer lugar, los investigadores se dieron cuenta de que la predisposición de una empresa para un cambio estratégico está afectada profundamente por el interés de sus clientes, los cuales proporcionan los recursos que la empresa necesita para sobrevivir. En otras palabras, los negocios asentados (con buen juicio) escuchan a sus clientes actuales y, en consecuencia, se centran más en la innovación sostenible. Los investigadores llegaron entonces a una segunda conclusión: la atención que prestan las empresas más consolidadas a sus clientes se institucionaliza dentro de la empresa de forma que incluso los mánagers de mayor nivel apenas pueden reorientar parte de la inversión hacia innovaciones disruptivas.

Por ejemplo, varias entrevistas con personas con responsabilidad dentro de empresas consolidadas dedicadas a los discos duros y sistemas de almacenamiento informático revelaron que, a la hora de asignar los recursos de la empresa, se priorizaba la innovación sostenible. Esta tenía mayores márgenes de beneficio en grandes mercados con clientes conocidos. El problema es que, cuando esto ocurría, también bloqueaba de forma inadvertida las posibles innovaciones disruptivas, dirigidas a mercados más pequeños y con clientes menos definidos.

Las dos conclusiones anteriores ayudaron a explicar por qué las empresas consolidadas rara vez responden (si es que lo hacen) de forma eficaz frente a la disrupción. Sin embargo, no explican por qué las empresas disruptoras se desplazan, una y otra vez, mercado arriba para competir con las empresas más tradicionales. Resulta, no obstante, que las mismas fuerzas que empujan los negocios establecidos a ignorar las disrupciones pioneras también obligan a los disruptores a disrumpir.

Nos hemos dado cuenta de que, muy a menudo, tanto el segmento inferior del mercado como los nuevos mercados no están ocupados por un único aspirante a disruptor, sino por varios entrantes similares cuyos productos son más sencillos, más cómodos y baratos que los de las empresas asentadas. Estos negocios consolidados generan lo que se conoce como un paraguas de precios, el cual permite a otras compañías encontrar clientes siempre que mantengan sus precios por debajo del actor dominante en un mercado. Pero eso solo dura un tiempo: cuando los negocios asentados (lógica pero equivocadamente) ceden su parte del mercado, retiran de facto el paraguas de precios y la competencia por el precio se instaura entre los entrantes. Algunas de las nuevas empresas fracasarán,  pero las inteligentes –las verdaderas disruptoras –mejorarán sus productos y se desplazarán mercado arriba donde, de nuevo, podrán competir desde la periferia contra rivales establecidos que presentan costes (y precios) más altos. El efecto disruptivo impulsa a cualquier rival –negocios establecidos o entrantes– mercado arriba.

Con esas explicaciones en la mano, la teoría de la innovación disruptiva fue más allá y pasó de ser una simple correlación a una teoría de causalidad. Los elementos básicos de la teoría se han validado y comprobado a través de estudios en muchas industrias, actividades y mercados, incluidas la venta al por menor, la informática, la impresión, las motocicletas, los automóviles, los circuitos semiconductores, la cirugía cardiovascular, la formación empresarial, los servicios financieros, la consultoría, las cámaras fotográficas, la comunicación y el diseño de software asistido por ordenador

Dar sentido a las anomalías

La teoría se ha refinado cada vez más para abordar y explicar determinadas anomalías y escenarios imprevistos que la teoría no podía explicar. Por ejemplo, en un principio supusimos que cualquier innovación disruptiva se afianzaría en los segmentos inferiores de un mercado consolidado, pero en ocasiones las empresas recién llegadas al mercado parecían competir en mercados totalmente nuevos. Esto originó la distinción que hacíamos antes entre los puntos de entrada al mercado en segmentos inferiores y los de mercados nuevos.

Los disruptores del lado bajo (piense en miniplantas siderúrgicas y vendedores de productos con descuento) entran por el segmento inferior del mercado y se consolidan dentro de una red de valor ya existente antes de desplazarse mercado arriba y atacar el estrato superior del mercado (como las grandes acererías y los minoristas tradicionales). Por el contrario, la disrupción de un mercado nuevo se afianza a partir de un sistema de valor completamente nuevo: atraen clientes que antes habían prescindido del producto. Piense en el ejemplo del transistor de bolsillo y el ordenador personal. Tanto uno como otro fueron ignorados en gran parte por los fabricantes de radios de sobremesa y minicomputadoras. Lo fueron porque, tanto uno como otro, se dirigían a los no consumidores de los productos establecidos. Al plantear que existen dos tipos de mercados y acceso en los que una innovación disruptiva puede expandirse, la teoría se ha vuelto más práctica y relevante.

¿Tiene sentido la innovación disruptiva?_Las 10 tendencias del management para 2017_Harvard Business Review en españolOtra anomalía intrigante fue la identificación de industrias que han resistido frente a la fuerza de la disrupción, al menos hasta hace poco. La educación superior en Estados Unidos es un ejemplo. Con el paso de los años –de hecho, más de 100 años– nuevos tipos de instituciones con diferentes estatutos han sido creadas para abordar las necesidades de varios segmentos de la población, incluidos los no consumidores. Las universidades por concesión gubernamental de tierras, los colegios universitarios con titulaciones de dos años y más se crearon en origen para atender a las personas que no pudieran acceder a una educación tradicional de artes liberales de cuatro años o no la necesitaran.

Muchos de estas nuevas instituciones se han esforzado por mejorar con el tiempo, obligadas en parte por los esfuerzos de sus homólogas para buscar la rentabilidad: el deseo de crecer, aumentar su prestigio y la capacidad de hacer un bien mayor. Por tanto, han realizado costosas inversiones en investigación, colegios mayores, instalaciones deportivas, profesorado y más al querer imitar a otras instituciones más elitistas. Hacerlo ha aumentado su desempeño y oferta de algunas maneras, como ofrecer una mejor educación, espacios y ambientes a sus alumnos. Pero el estatus relativo de las instituciones de educación superior sigue en gran parte inalterado: salvo pocas excepciones, las primeras 20 siguen siendo las primeras 20 que ya lo eran; y las próximas 50 aún se encuentran en ese segundo nivel década tras década.

Puesto que tanto las organizaciones consolidadas como las recién llegadas siguen, aparentemente, el mismo plan de juego, no sorprende que las organizaciones más consolidadas sean capaces de conservar su posición. Lo que ha faltado – hasta hace poco– es la experimentación con nuevos modelos que resulten atractivos para los no usuarios actuales de la educación superior.

La pregunta ahora es si existirá una tecnología o modelo de negocio novedoso que permita a las instituciones entrantes ascender en el mercado sin replicar los altos costes que presentan las organizaciones establecidas; es decir, si serán capaces de mantener una trayectoria y evolución disruptiva. La respuesta parece ser que sí, y la innovación que lo está facilitando es el aprendizaje en línea, la cual está cada vez más accesible. El coste real de las matrículas para los cursos en línea está cayendo al mismo tiempo que su disponibilidad y calidad mejora. Los innovadores están logrando progresos hacia el mercado principal a un ritmo asombroso.

¿Disrumpirá la educación en línea el modelo de las organizaciones educativas más tradicionales? Y en caso de hacerlo, ¿cuándo? En otras palabras, ¿coincidirá la trayectoria que siga la educación en línea con las necesidades del mercado principal? Hemos comprobado que la trayectoria de una innovación disruptiva, su velocidad, se decide en función de lo rápido que mejore su tecnología facilitadora. En la industria del acero, la tecnología de colada continua mejoró bastante lenta, y costó más de 40 años que la miniplanta siderúrgica Nucor igualara los ingresos de las empresas más grandes en su sector. En cambio, las tecnologías digitales que permitieron que los ordenadores personales disrumpieran las minicomputadoras mejoraron con mucha más rapidez. Compaq pudo multiplicar sus ingresos más de diez veces e igualarse con el líder de la industria, DEC, en tan sólo 12 años.

Entender lo que impulsa el ritmo de la disrupción es útil para predecir sus resultados, pero no altera la manera en la que debería gestionarse. Las disrupciones rápidas no son fundamentalmente distintas a cualquier otra; no tienen diferentes mecanismos causales y no requieren respuestas conceptualmente diferentes.

Del mismo modo, es un error suponer que las estrategias adoptadas por algunos entrantes de perfil alto constituyen un tipo de disrupción especial. Muchas veces simplemente están mal categorizadas. Tesla Motors es un ejemplo actual destacado. Uno podría sentirse tentado de afirmar que la empresa es disruptiva. Pero su punto de entrada se encuentra en el lado alto del mercado automovilístico (con clientes dispuestos a pagar 70.000 dólares –unos 66.000 euros– o más por un coche). Esta parte del mercado no resulta indiferente a las automovilísticas consolidadas. La entrada de Tesla, de forma no sorprendente, ha captado mucha atención (e inversión) de algunos de sus rivales más asentados. Si la teoría de la innovación disruptivas es correcta, el futuro de Tesla incluye o su compra por parte de un rival mucho más grande o una batalla larga y dura por el control del mercado.

Tenemos mucho que aprender

Estamos entusiasmados por seguir expandiendo y refinando la teoría de la innovación disruptiva, y nos queda mucho trabajo por delante. Por ejemplo, las repuestas universales efectivas frente a las amenazas disruptivas todavía se desconocen. Nuestra visión actual es que las empresas deberían crear una división independiente bajo la protección del equipo de liderazgo para explorar y aprovechar el nuevo modelo disruptivo.

A veces esto funciona. A veces no. En determinados casos, una respuesta fallida a una amenaza disruptiva no puede atribuirse a una falta de entendimiento, una falta de atención por parte del equipo ejecutivo o una inversión inadecuada. Los retos que implica actuar al mismo tiempo como una empresa consolidada que como una entrante no se han especificado con detalle aún; cómo superarlos está por descubrir.

La teoría de la disrupción no explica, y nunca explicará, todo lo relacionado con la innovación específicamente, tampoco con el éxito empresarial en general. Demasiadas fuerzas están en juego, cada una de las cuales merece más estudio. Integrarlas todas en una teoría exhaustiva e integradora del éxito empresarial es un objetivo ambicioso, uno que tenemos pocas posibilidades de cumplir en un futuro próximo.

Pero hay motivos para la esperanza: las pruebas empíricas demuestran que utilizar la teoría disruptiva hace medibles y significativamente más precisas nuestras predicciones sobre qué nuevos negocios triunfarán. A medida que una comunidad cada vez mayor de investigadores y profesionales siga desarrollando la teoría de la disrupción e integrándola con otras perspectivas, alcanzaremos un entendimiento aún mejor de lo que ayuda a las empresas a innovar con éxito.

Una versión de este artículo apareció en la edición de diciembre de 2015 (pp.44–53) de Harvard Business Review.

Las diez tendencias de Harvard Business Review para 2017_Harvard Business Review en español