Muchas de las tecnologías que ahora damos por sentado en su día fueron revoluciones silenciosas. Considere si no la influencia de los smartphones en nuestra forma de trabajar y relacionarnos. Antes, cuando la gente estaba fuera de la oficina, se había ido, porque un teléfono estaba atado a un lugar, no a una persona. Ahora existen nómadas globales que construyen nuevos negocios directamente desde sus móviles. Y fíjense: los smartphones sólo existen desde hace una década.

Y ahora estamos en medio de otra revolución silenciosa: la cadena de bloques o tecnología blockchain, una base de datos distribuida que genera una lista cada vez mayor de historiales ordenados, llamados "bloques". Esto es lo que ha pasado con la cadena de bloques en los últimos 10 años:

  • La primera innovación importante de la cadena de bloques fue Bitcoin, un experimento de moneda virtual. La capitalización bursátil de Bitcoin oscila ahora entre 10.000 y 20.000 millones de dólares (entre unos 9.465 y unos 18.930 millones de euros), y es utilizada por millones de personas para realizar pagos, incluido un gran y creciente mercado de remesas.   
     
  • La segunda innovación se llamó cadena de bloques, que en esencia fue el descubrimiento de que la tecnología con la que funcionaba Bitcoin podía separarse de la moneda y utilizada para todo tipo de cooperación entre organizaciones. Casi todas las instituciones financieras importantes del mundo están investigando la tecnología en este momento y se espera que el 15% de los bancos utilicen cadenas de bloque en 2017.
     
  • La tercera innovación fue llamada "contrato inteligente", y se manifestó en un sistema de cadena de bloques llamado ethereum, que incorpora pequeños programas informáticos sobre la cadena de bloques para representar instrumentos financieros, como préstamos o bonos, en lugar de tan sólo las fichas del estilo del efectivo de bitcoins. La plataforma de contrato inteligente de ethereum ahora tiene una capitalización bursátil de alrededor de 1.000 millones de dólares (unos 946.000 euros), con cientos de proyectos dirigidos hacia el mercado.
     
  • La cuarta innovación importante, que ahora mismo es la última moda de la tecnología de la cadena de bloques, es la "prueba de participación". Las cadenas de bloque de la generación actual están aseguradas por "pruebas de trabajo" en las que el grupo con la mayor potencia computacional toma las decisiones. Estos grupos se llaman "mineros" y operan vastos centros de datos para proporcionar esta seguridad a cambio de pagos con criptomoneda. Los nuevos sistemas prescinden de estos centros de datos y los sustituyen con complejos instrumentos que ofrecen un grado similar o mayor de seguridad. Se espera que los sistemas de prueba de trabajo entren en operación este año.
     
  • La quinta innovación importante es la cadena de bloques escalada. Ahora mismo, en el mundo de las cadenas de bloques, cada ordenador de la red procesa cada transacción. Es lento. Una cadena de bloques escalada acelera el proceso, sin sacrificar la seguridad, al averiguar cuántos ordenadores se requieren para validar cada transacción y dividir el trabajo de manera eficiente. Gestionar esto sin comprometer la legendaria seguridad y solidez de las cadenas de bloques es un problema difícil, pero no imposible. Se espera que una cadena de bloques escalada sea lo suficientemente rápida para alimentar internet de las cosas y enfrentarse a los importantes intermediarios de pagos (VISA y SWIFT) del mundo de los bancos.

Este paisaje de innovación representa tan sólo 10 años de trabajo por parte de un grupo de informáticos, criptógrafos y matemáticos de élite. Cuando la sociedad llegue al máximo potencial de estos avances, seguramente las cosas se volverán algo extrañas. Los coches autónomos y los drones emplearán cadenas de bloques para pagar servicios como estaciones de carga y plataformas de aterrizaje. Las transferencias internacionales pasarán de tardar días a una hora, y después tan sólo unos minutos, con un grado más alto de fiabilidad de lo que ha sido capaz de alcanzar el sistema actual.

Estos cambios, y otros, representan una reducción generalizada de los costes de las transacciones. Cuando los costes de transacción caigan por debajo de unos umbrales invisibles, se producirán agregaciones y desagregaciones repentinas y difíciles de predecir de los modelos de negocio existentes. Por ejemplo, las subastas antes eran limitadas y locales en lugar de universales y globales, como son ahora en plataformas como eBay. Mientras se reducían los costes de llegar a la gente, se produjo un cambio repentino en el sistema. Es lógico esperar que la cadena de bloques genere el mismo número de cascadas que produjo el comercio electrónico desde su invención hacia finales de la década de 1990.

Predecir qué dirección adoptará es complicado. ¿Alguien pudo predecir la llegada de las redes sociales? ¿Quién habría adivinado que hacer clic sobre la cara de nuestros amigos sustituiría el tiempo invertido delante del televisor? Los predictores normalmente sobreestiman la rapidez con la que sucederán las cosas e infravaloran su impacto a largo plazo. Pero el sentimiento de escala dentro de la industria de las cadenas de bloque es tal que los cambios que se avecinan serán "igual de grandes que la invención original de internet", y esto podría no ser una exageración. Lo que sí podemos predecir es que a medida que las cadenas de bloque maduran y más gente adopta este nuevo modo de colaboración, se extenderá a todo tipo de cosas, desde cadenas de suministro hasta servicios de citas por internet justas y comprobables (eliminando la posibilidad de perfiles falsos y otras técnicas encubiertas). Y dado lo lejos que ha llegado la cadena de bloques en 10 años, tal vez el futuro llegue antes de lo que creemos.

Hasta finales de la década de 1990, era imposible operar con una tarjeta de crédito de forma segura por internet, el comercio electrónico simplemente no existía. ¿Cuánto tardará la cadena de bloques en impulsar otro cambio revolucionario? Considere que la estrategia de cadena de bloques de Dubái (Emiratos Árabes Unidos, que, por cierto, diseñé yo) consiste en emitir todos los documentos gubernamentales por cadena de bloques para 2020, con el lanzamiento de significativos proyectos iniciales anunciado para este año. El concepto de Internet de Acuerdos presentado en la Cumbre Gubernamental Mundial amplía esta estrategia para plantear una importante transformación del comercio global con el uso de cadenas de bloques para allanar algunas de las arrugas provocadas por el Brexit y la reciente retirada de Estados Unidos del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica. Estas ambiciosas agendas tendrán que ser demostradas en la práctica, pero la expectativa en Dubái es que los ahorros de costes y beneficios de innovación justificarán de sobra el coste del experimento. Como enseña Mariana Mazzucato en The Entrepreneurial State, la vanguardia de la innovación, especialmente en infraestructuras, a menudo está en manos del Estado, y eso parece estar destinado a ser cierto con las cadenas de bloque.