TIM EVANS PARA HBR

Con el auge de la gig economy, o economía de los pequeños encargos, cada vez más personas llevan a cabo uno o varios trabajos a la vez, a menudo de buena gana e incluso con entusiasmo. De hecho, esta fuerza de trabajo alternativa o contingente explica todo el crecimiento neto del empleo en Estados Unidos durante la última década. Asimismo, las personas con varios contratos de trabajo paralelos es el grupo que más rápido crece de esta fuerza de trabajo contingente. Como reflejo de estos cambios, HBR ya ha publicado artículos como "Why I Tell my MBA Students to Stop Looking for a Job and join the Gig Economy" y  "Why You Should Have (At Least) Two Careers".

Sin embargo, y a pesar de la mayor frecuencia con la que se hace, muchos de estos trabajadores tienen dificultades para gestionar la nueva situación. Hemos hablado con 48 personas que tuvieorn entre dos y seis empleos paralelos durante cinco años para comprender más sobre la experiencia de llevar a cabo (y responder por) diferentes trabajaos a la vez. Al principio de nuestra investigación, esperábamos que la mayoría de las dificultades tuvieran un carácter logístico: ¿cómo gestionar las demandas de múltiples empleadores? ¿Cómo comprometerse con más de un trabajo sin llegar agotados al final de la semana? Sin embargo, lo que encontramos después de estudiar durante un lustro estos pluriempleados es que las dificultades logísticas son reales, aunque tab solo son la punta del iceberg.

Las barreras más destacadas por nuestra muestra se refieren a la problemática de cómo sentirse uno mismo y cómo lograr que lo vean los demás cuando se cambia de chaqueta profesional constantemente. La ocupación, la profesión, representa una parte fundamental de la identidad. No resulta extraño entonces que las personas que trabajen en diferentes proyectos (y empresas) se cuestionen su autenticidad constantemente: ¿Quién soy "yo" si soy "todo esto" a la vez?

Los resultados de nuestro estudio arrojaron tres consejos importantes para todas aquellas personas que quieran diversificar su carreras, pero sin perder su identidad en el camino:

1. Ser selectivo con las opiniones y comentarios que se reciben, al menos al principio. Una de las principales dificultades a las que se enfrentan los pluriempleados es cómo les ven sus amigos y familiares. Dado que tener un único puesto de trabajo a la vez ha sido durante mucho tiempo la norma aceptada, a menudo otras personas no aprecian, e incluso menosprecian, a las personas que realizan más de un trabajo a la vez. Varios de los participantes de nuestro estudio habían sido definidos alguna vez como "aficionados", "diletantes", "sin compomiso"; les habian acusado de padecer un "trastorno de déficit de atención profesional" cuando expresaron su interés en varias áreas profesionales. Este tipo de comentarios pueden ser extremadamente perjudiciales para la autoconfianza cuando se aborda un nuevo objetivo profesional. Por tanto, al menos al principio, es posible que deba elegir con cuidado cuándo y a quién cuenta su dedicación múltiple. Si acaba de empezar a combinar diferentes trabajos, puede que contarle todos los detalles de su nueva carrra polifacética a la tía Edna no sea lo más útil. Una vez logre posicionarse, vea cómo cada uno de sus roles expresa una parte importante de usted y tenga la capacidad de cumplir con todos y cada uno de los trabajos, entonces podrá contar a mucho más gente a qué (cosas) se dedica.

2- Hay que centrarse en cada trabajo y ganar confianza, pero luego forjar conexiones. Tener varios trabajos puede abrumar y agotar cognitivamente. Por eso es fundamental que estos nuevos trabajadores contingentes aprendan a administrar su energía. Según nuestra investigación, el cómo se logra cambia con el tiempo. Cuando se comienza a trabajar en un área nueva, conviene tratar cada trabajo como una nueva posición, como una nueva identidad, que debe mejorarse y perfilarse. Establezca límites claros y asegúrese de satisfacer por separado las expectativas de cada uno de sus clientes. Puede que necesite crear rituales o rutinas específicas para asegurarse de estar mentalmente presente en cada trabajo y no distraerse con sus otros cargos. Pero mantener roles, identidades, profesionales distintos y estancos puede convertirse en una carga a largo plazo.

Por tanto, una vez que haya logrado una sensación de autenticidad en cada uno de sus perfiles profesionales, comience a buscar un hilo conductor en su cartera de servicios. Este hilo, esta conexión, puede significar que todos sus trabajos comparten una serie de habilidades, una industria común y un propósito unificador. "Ayudo a las mujeres", dijo una de nuestras entrevistadas. Ese era su hilo común. Sus trabajos se ocupaban de aspectos muy diferentes de la vida de las mujeres, desde la salud física hasta el éxito profesional, pero siempre en torno a las mujeres. "Soy educador y facilitador", dijo otro participante: su trabajo abarcaba tanto las cuestiones científicas más complejas como el coaching o la tutorización del estilo de vida.

Encontrar un hilo común le ayudará a mantener sus múltiples compromisos de trabajo a largo plazo, le ayudará a crear una sensación de sinergia entre sus trabajos para cambiar de manera más fluida ente sus diferentes perfiles profesionales. Una vez logre ese hilo conductor, invertir en un área, ya no se convierte en una pérdida, en una merma, del resto de su carrera. La energía que usted dedique a refinar sus habilidades, a crear redes dentro de su industria y a encontrar nuevas formas de lograr su propósito generará dividendos, no problemas. También le ayudará a explicar mejor a la tía Edna y otros escépticos que se resisten a entender esta forma de trabajar, a entender cómo se puede ser tanto instructor de ballet como abogado, director de una funeraria, músico y propietario de un café (por ejemplo). "Hay que ver cada uno de los trabajos como parte de un todo más grande", aconsejó uno de nuestros participantes.

3. Aceptarse a uno mismo como alguien compuesto por diferentes identidades. A medida que los pluriempleados progresaron en sus carreras, comenzaron a verse a sí mismos también como personas diferentes. Tener varios trabajos no era solo lo que hacían, sino que también se convirtió en una parte fundamental (y positiva) de lo que eran. Como explicó Emilie, una de las participantes en el estudio: "Cuando comencé a usar el término 'multipotencialidad', era mi forma de tomar un patrón de comportamiento que solían despreciar y convertirlo en una identidad empoderada". Para muchos de estos trabajadores, aceptar que comprometerse con más de un trabajo está bien, incluso pese a ir en contra de las normas culturales, les permitió abrirse a nuevas formas de verse a sí mismos y descubrir niveles más profundos de su propia autenticidad. En otras palabras, su identidad polifacética sirvió como un recurso capaz de impulsarlos a medida que avanzaban en sus carreras.

La conclusión es que, para los profesionales pluriempleados, ser auténtico no significa ser el mismo a lo largo del tiempo y en diferentes contextos. La gente a menudo da por sentado que no cambiar, que mantenerse igual, es lo que define la autenticidad. Sin embargo, intentar ser coherente con un solo "yo" puede llegar a convertirse en una barrera para la autenticidad. Como humanos, somo muchas cosas. Mantener varios trabajos puede ayudar a las personas a activar y poner en valor las múltiples dimensiones de su verdadera naturaleza. Una de las participantes en el estudio, Krista, articuló un cambio de mentalidad fundamental que la ayudó a entender mejor cómo progresaba hacia una comprensión más profunda de su verdadero yo, incluso cuando parecía que su identidad laboral se transformaba constantemente: "[La autenticación] es una proceso dinámico. No es que exista una 'yo' y todo lo que haya que hacer sea encontrar 'el trabajo correcto', uno que se ajuste a la imagen estática de 'mí', como una carretera. Se crea 'autenticidad' constantemente, de manera continua y en constante cambio". Independientemente de si se tiene un trabajo o cinco, es probable que sea mejor centrarse en el proceso de autenticación que en la propia noción de auténtico.